Los estudiantes se movilizan en la capital. Contra las medidas de Peñalosa

Los estudiantes se movilizan en la capital

Contra las medidas de Peñalosa

Natalia Carolina Zárate Torres

Dirigente juvenil del PTC en Bogotá

Después de las importantes movilizaciones realizadas por la juventud y el estudiantado colombiano durante el final del semestre pasado, las cuales contribuyeron de manera decisiva a presionar la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc, ha empezado el 2017 con un alentador y positivo resurgir de estudiantes y sectores de la comunidad educativa, que demuestran el malestar y rechazo a las políticas adoptadas por el gobierno de Peñalosa y que deterioran las condiciones para una educación de calidad.

Se han presentado acciones de movilización, denuncias, asambleas permanentes e inconformismo generalizado de los estudiantes en algunos colegios de la ciudad como el Nicolás Esguerra en Kennedy, Tesoro La Cumbre en Ciudad Bolívar, San Benito Abad y el Instituto Tecnico Industrial Piloto en Tunjuelito y Divino Maestro en Usaquén, ente otros, todas estas contra la arbitrariedad de la política educativa distrital, el rechazo a la imposición e improvisación de un gobierno déspota.

Peñalosa insiste en la entrega de colegios públicos a concesionarios privados, y nuevos conceptos como la jornada única sin garantías, ya que la pretenden imponer sin las condiciones necesarias, como espacios para suministrar alimentación a los estudiantes o recursos que les permita el bienestar estudiantil (comedores, hornos, cocinas, etcétera), zonas de recreación y deporte para que haya mejor aprovechamiento del tiempo libre, políticas de continuidad académica; recurso humano docente con condiciones laborales dignas y un componente pedagógico acorde con las exigencias de los educadores colombianos, además de situaciones de persecución de parte de los directivos en algunos casos. Estas movilizaciones tienden a generalizarse aún más frente a la actitud déspota para escuchar a docentes, padres, estudiantes y funcionarios de los establecimientos educativos.

Frente a esta situación, el Consejo Nacional Superior Estudiantil de Colombia (Consec), organización compuesta por representantes y líderes estudiantiles, ha venido adelantando una intensa actividad de acompañamiento en estas movilizaciones y protestas, y ha realizado acciones para contribuir al proceso de organización de los estudiantes en sus instituciones, a través de la constitución de sus gobiernos escolares, para lo cual se vienen desarrollando seminarios, conversatorios sobre la importancia de la organización estudiantil, del trabajo colectivo y el fortalecimiento de los liderazgos estudiantiles como un aporte en la lucha por el desarrollo de la nación y la ciudad, además de la conquista de unas condiciones en el terreno de académico que permitan y le abran paso a una educación pública, científica y democrática.

Como lo han planteado los dirigentes gremiales del profesorado, compañeros agrupados en Renovación Magisterial, “las políticas regresivas del alcalde Peñalosa han obligado a la comunidad educativa a movilizarse por el derecho a la educación de calidad y por el respeto a la profesión de los docentes, que se esfuerzan por obtener sus títulos académicos con dedicación y honestidad, para impartir sus conocimientos a niños, niñas, jóvenes y adolescentes en el marco de un ambiente escolar afectado por la creciente pobreza y desempleo de miles de padres de familia y agredidos por la violencia y la inseguridad, asuntos sobre los cuales la administración distrital muestra su incompetencia, como a diario lo registran los medios de comunicación”.

El Consec cree firmemente que la lucha por la educación pública, científica y democrática en Bogotá hace parte de la pelea nacional adelantada por el estudiantado contra la política educativa del gobierno de Santos, que conspira contra la existencia misma de la educación. 

Por tales razones, una forma de aportar a esta lucha de resistencia será promoviendo la revocatoria del alcalde Peñalosa, porque como si los motivos de descontento por la aplicación de la política educativa no fuesen suficientes y el deterioro de los avances educativos conquistados en los últimos dos lustros en Bogotá sean tan evidentes, es sumamente importante participar de la tarea que se adelanta hoy por parte de diferentes organizaciones de carácter ciudadano, político y social relacionada con la recolección de firmas para la revocatoria del mandato del alcalde mayor de Bogotá.

Contenido relacionado