20 años de creciente movilización social y política. Parte III. Colombia en la noche oscura y la Bogotá rebelde

Edición 77
21 de mayo, 2021

Parecía que Colombia terminaría por unirse a los vientos del sur en el continente, pero la situación sería un poco diferente, en vez de girar a la izquierda, el año 2002 el país entró en la oscura noche del uribismo. Pero nunca nada es de un color absoluto, como veremos, en medio de esta barbarie están también los signos de tiempos nuevos.

Por Augusto R. M.

Ingeniero electrónico, PTC Medellín

En el capitulo anterior, crisis y vientos del sur, comentamos cómo en la primera década de este siglo la crisis global del sistema capitalista empieza a extender tragedias sociales en los países desarrollados, mientras que en Suramérica, un conjunto de gobiernos alternativos logra sacar a 70 millones de personas de la pobreza.

En Colombia empezando el 2001, durante el gobierno de Andrés Pastrana y siendo Juan Manuel Santos Ministro de Hacienda, el gobierno llevó al Congreso de la República el acto legislativo 01 – conocido inicialmente con el número 012, para modificar la Constitución y recortar el monto de las transferencias que la nación debía girar a los entes territoriales para el sector educativo, el sector salud y para la prestación de servicios públicos de agua potable y saneamiento básico, que significarían un recorte de 130 billones de pesos corrientes sólo en los siguientes 15 años [1] [2].

Ante esta situación FECODE lanzó un Paro Nacional indefinido, en defensa de los recursos de la educación pública y demás derechos de la población, empezando el 15 de mayo y resistiendo en cese de actividades hasta el 21 de junio. Cientos de miles de estudiantes y padres de familia se movilizaron en solidaridad con los maestros, a quienes el gobierno amenazó con descuentos salariales por los días de cese de actividades, miles de instituciones educativas en todo el país estuvieron tomadas por los estudiantes que al tiempo adelantaron una vivaz agitación entre los barrios populares [3], sobre todo en Bogotá [4].

Las mayorías del gobierno en el congreso se impusieron, y luego de una despiadada campaña mediática contra el sindicato, y una feroz represión por parte del recién creado ESMAD, el gobierno logró hacer aprobar los recortes. Estos serían los responsables de la disminución de muchos profesores y asignaturas en los colegios, el aumento del hacinamiento en las aulas, la recarga de labores en los docentes, y un sin fin de consecuencias que impactaron negativamente a la educación pública [5]. Sin mencionar, los impactos en el sector salud, agua potable y en saneamiento básico.

Sin embargo, esta movilización social también marca un hito, pues se convertiría en el punto de inflexión a partir del cual miles de jóvenes volverían poco a poco a la política y a la lucha social [6] [7] [8], rompiéndose la tendencia de distanciamiento que existían hasta entonces. Los jóvenes del 2001 serían el primer relevo generacional de los partidos alternativos y movimientos sociales unos años más tarde.

Parecía que el país terminaría por unirse a los vientos del sur en el continente, pero la situación sería un poco diferente, en vez de girar un poquito la izquierda, el año 2002 el país giró a la extrema derecha con la elección de Álvaro Uribe Vélez. El por qué Colombia a pesar del empobrecimiento debido a las políticas neoliberales, eligió un gobierno autoritario en momentos en que el resto de Suramérica elegía gobiernos alternativos, tendría su explicación en que Colombia era el único país con un prolongado conflicto armado interno, tesis planteada por Marcelo Torres en su editorial “Verdades olvidadas pero vigentes” [9].

El fracaso de las negociaciones de paz del Caguán entre el Estado y las Farc a principios del 2002, y la degeneración general de la violencia por el uso de métodos como el secuestro y la extorción, conllevó a una amplia frustración, la cual fue hábilmente encausada por los neoliberales hacia la  elección y reelección de Álvaro Uribe como presidente, prometiendo la ilusión de una superación rápida del conflicto a través de la “mano dura”.

Con la excusa de la lucha antinarcóticos y la lucha antiterrorista, el Plan Patriota apoyado financieramente por EEUU y la política de “seguridad democrática”, se dio vía libre al paramilitarismo, dando como resultado un recrudecimiento inimaginable de una violencia que se ensañó contra los más vulnerables en el campo, produciéndose el desplazamiento violento de seis millones y medio de personas [10], 85% de ellos campesinos, a los que se les arrebatarían entre cinco y seis millones de hectáreas de tierra productiva, que hoy estarían en manos del narcotráfico y testaferros. Según la Justicia Especial para la Paz, 6.402 jóvenes inocentes de barrios populares fueron asesinados por la fuerza pública durante estos años [11], para hacerlos pasar por bajas en combates contra guerrilleros.

El gobierno colombiano en manos del uribismo representó el vergonzoso papel de lacayo de EEUU en la región, el único país latinoamericano que dio respaldo a las invasiones en Irak, Afganistán, Libia, Somalia, Yemen y Siria, que se han llevado la vida de más de 3 millones y medio de personas, la gran mayoría civiles inocentes [12]. Colombia, el Caín de América, saboteó el proceso de unidad latinoamericana promoviendo tratados unilaterales como el TLC, dando así preferencia al comercio con ese país y debilitando el comercio con los países hermanos.

Es la oscura noche del uribismo. Pero aún así, nunca nada es de un color absoluto, como veremos, en medio de esta barbarie están también los signos de tiempos nuevos. Por una parte, en aquellos largos ocho años el uribismo no pudo acabar la “tradición democrática” del país para imponer el fascismo, las instituciones democráticas del Estado se revelaron más fuertes de lo que parecía a pesar de la brutal violencia, lo cual se expresó en distintos frentes de oposición institucional, el más importante, la Corte Constitucional, que fue la que sepultó la pretensión de una tercera reelección [13] evitando la consolidación de todo el poder en manos de Uribe, y condicionó los beneficios judiciales a paramilitares desmovilizados a que estos revelaran la verdad y repararan a sus victimas.

Por otra parte, en 2003  las masas empobrecidas, las juventudes del paro del 2001 y el magisterio, con sus votos arrebataron Bogotá a los políticos del neoliberalismo, y por primera vez en la historia, salió ganador un partido de izquierda – el Polo Democrático [14], que gobernó con Lucho Garzón (2004) y Samuel Moreno Rojas (2008). En 2006, el candidato a la presidencia del Polo Democrático obtiene 2’600.000 votos, y se eligen 17 congresistas, un hito nunca antes visto por la izquierda de nuestro país. Aunque hay que recordarlo, en aquel momento la falta de unidad de la izquierda con otros sectores antiuribistas, facilitó la segunda reelección.

La bancada del Polo llevó a cabo importantes debates políticos, entre ellos los que denunciaron el carácter empobrecedor y antinacional del TLC promovido por los neoliberales, y las denuncias sobre la infiltración del paramilitarismo en diversas regiones e instituciones del Estado, destacándose las valientes exposiciones realizadas por el Senador Gustavo Petro. Los procesos llevados a cabo por la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia, terminarían en la orden de captura o detención por paramilitarismo de varios gobernadores, alcaldes y concejales, incluyendo 44 congresistas del periodo 2006-2010 de la bancada uribista, y varios funcionarios de su gobierno, incluyendo al director del DAS Jorge Noguera. [15]

Las dos alcaldías del Polo en Bogotá dieron un gran impulso a la educación pública [16] y se preocuparon por mitigar la pobreza. Con Abel Rodríguez como Secretario de Educación en las dos alcaldías y con la activa participación del sindicato de maestros -ADE, se congeló la política de los colegios en convenio y concesión, se construyeron 50 colegios públicos y se reconstruyeron otros 250, se incrementó la planta de docentes oficiales con 18.300 nombramientos por concurso, se agregaron los tres grados de preescolar al currículo oficial y se mantuvieron programas de educación especial y educación rural, a los que el gobierno nacional había desfinanciado. Aumentó el presupuesto de formación docente, que permitiría a 7.490 maestros adelantar estudios de postgrado. Se garantizó la gratuidad de la educación y la permanencia mediante un programa de alimentación escolar, pionero en el país [17].

Todo lo anterior, gracias a un aumento extraordinario del gasto público en inversión social, un 66% en la administración de Garzón, sobre todo en educación, que contrasta con el 21.4% de gasto en inversión social del gobierno nacional en ese momento. Aunque en otros aspectos estos gobiernos tuvieron una actitud tibia ante el neoliberalismo, sus alcaldes actuaron como ruedas sueltas del partido y el gobierno de Samuel Moreno terminó sucumbiendo en la corrupción, aún así, representaron un primer y segundo intento del pueblo bogotano de marcar otro rumbo, y muestran como este pueblo se rebelaba contra la tendencia general del país hacia la derecha.

En cuanto al Polo Democrático, contenía en su interior a una nueva izquierda, liderada por Gustavo Petro, el Partido del Trabajo de Colombia y otros, que se llamaban así mismos “Corriente Democrática”, que tuvieron el valor de expresar que la violencia guerrillera también tenia su cuota de responsabilidad en la espiral de violencia en el país – véase las “Verdades olvidadas pero vigentes”. En acuerdo con el ideario de unidad del partido, este sector apoya la negociación política para superar la violencia, y no respalda ninguna forma de violencia política, pero adicionalmente, consideraba central que el Polo contrarrestara contundentemente los mensajes malintencionados del gobierno y los grandes medios de comunicación que pretendían vincular al partido con grupos guerrilleros.

En 2007 se presentó la más grave crisis en ese sentido, cuando las Farc asesinaron a once diputados secuestrados cinco años antes, lo cual daría pie a una masiva movilización contra el secuestro el 4 de febrero de 2008, que fuera rápidamente cooptada y publicitada por el uribismo. Ambos hechos acrecentaron la discusión dentro del Polo Democrático sobre la condena a las Farc por estos asesinatos, y posteriormente sobre la participación en la movilización contra el secuestro, aunque fuera junto al gobierno. La Corriente Democrática estuvo a favor, considerando que a pesar de la instrumentalización de esta protesta por el uribismo, la motivación profunda de la manifestación, que determinó su carácter masivo, era un cansancio extendido la población frente a la violencia, y que por tanto, el Polo Democrático debía acompañar inequívocamente este sentimiento.

Mucha gente en el Polo Democrático no entendió el punto. En la cuestión de la condena a las Farc la dirección del Polo se pronunciará tardíamente, mientras que en la cuestión de la marcha, también de manera tardía, la dirección convocó a penas a algunos plantones. Sin embargo la Corriente Democrática si fue oportuna y si salió a marchar, con sus propios mensajes, junto a los 6 millones de colombianos que ese día se tomaron las calles.

La cereza del pastel de este enfrentamiento llegaría en 2010, con el proceso por corrupción llamado “el carrusel de la contratación” dentro la Alcaldía de Samuel Moreno. Sería el propio Gustavo Petro quién iniciaría las denuncias dentro de la comisión de ética del partido el 25 de octubre de 2010, solicitando en noviembre retirar el apoyo del Polo al Alcalde – ante la negativa de la dirección polista, Petro y la Corriente Democrática salen definitivamente del Polo Democrático y fundan el Movimiento Progresistas [18]. La destitución de Samuel tendría lugar el 3 de mayo de 2011 por la Procuraduría, el 19 de septiembre la fiscalía imputó cargos. Finalmente, el 23 de septiembre el Polo pidió perdón a los bogotanos por las actuaciones del Alcalde.

Se hubiese pensado que con este escándalo y con la gran prensa atacando al Polo Democrático, el pueblo bogotano iba a volver a votar a los neoliberales, pero no fue así. Gracias a las posturas claras de la nueva izquierda respecto a la condena de la violencia, tanto la guerrillera como la del paramilitarismo y de la fuerza pública, tras los valientes debates contra el paramilitarismo en el Congreso, y con la simpatía generada por la denuncia de la corrupción, fue posible que fuera elegido  Gustavo Petro Alcalde de Bogotá en octubre de 2011, la tercera alcaldía de izquierda y la más importante, donde se confrontará realmente al modelo económico neoliberal por primera vez, con una propuesta integral de ciudad y de país, la Bogotá Humana.

Pero esto lo veremos en el próximo capitulo: Todos somos keynesianos: de los pingüinos chilenos a occupy Wall Street.

Notas: 

[1] Ilich Ortiz, El Sistema General de Participaciones y la des-financiación estructural del Derecho humano a la educación. https://www.fecode.edu.co/images/DIaE2018/ELSISTEMAGENERALDEPARTICIPACIO...

[2] Amylkar Acosta, ¡Las cifras no mienten! https://www.larepublica.co/analisis/amylkar-d-acosta-m-557896/las-cifras...

[3] Álvaro Delgado, Niños Traviesos: sobre el Paro del Magisterio (2001) http://www.renovacionmagisterial.org/portada/ni%C3%B1os-traviesos-sobre-...

[4] Miguel Pardo, Aleccionadora insubordinación de los estudiantes de secundaria. http://www.renovacionmagisterial.org/portada/aleccionadora-insubordinaci...

[5] Miguel Pardo, Se prescribe y se proscribe la academia. http://www.renovacionmagisterial.org/portada/se-prescribe-y-se-proscribe...

[6] Andrés Antonio Martínez Rodríguez. ¿surge un nuevo actor? http://www.renovacionmagisterial.org/portada/%C2%BFsurge-un-nuevo-actor

[7] Juventud Patriótica, Resurge el movimiento estudiantil. http://www.renovacionmagisterial.org/portada/resurge-el-movimiento-estud...

[8] Consec. Nuestra evaluación,  las nuevas lecciones y tareas. http://www.renovacionmagisterial.org/portada/sites/default/files/adjunto...

[9] Marcelo Torres, Verdades olvidadas pero vigentes. http://www.labagatela.org/sites/default/files/bagatela/ediciones-impresa...

[10] Centro de Memoria Histórica, Una nación desplazada.  http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes-accesibles...

[11]Justicia Especial para la Paz, Auto 033 de 2021. https://www.jep.gov.co/Sala-de-Prensa/Paginas/La-JEP-hace-p%C3%BAblica-l...

[12] Nicolas J. S. Davies, ¿Cuántas vidas se han llevado las guerras de EEUU? https://umoya.org/2018/08/29/cuantas-vidas-se-han-llevado-las-guerras-de...

[13] El Tiempo, La Corte Constitucional le dijo 'no' al referendo reeleccionista. https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-7304227

[14] El Polo Democrático originalmente se denominaba Polo Democrático Independiente – PDI, y más tarde se empezó a denominar Polo Democrático Alternativo – PDA.

[15] Parapolítica. https://es.wikipedia.org/wiki/Parapol%C3%ADtica

[16] Miguel Pardo, Avances de la política educativa en Bogotá en dimensión histórica. http://www.renovacionmagisterial.org/portada/node/2865

[17] María Angélica Ardila Vizcaíno y Diana M. Cañón Ladino. Memorias de la resistencia del Magisterio bogotano frente a la política educativa de Álvaro Uribe Vélez. http://repository.pedagogica.edu.co/bitstream/handle/20.500.12209/11360/...

[18] La Bagatela. Salimos para levantarnos, no para arrodillarnos. Editorial edición 40.
http://www.labagatela.org/sites/default/files/bagatela/ediciones-impresa...

Contenido relacionado