Salario mínimo: 'ridículamente bajo'

Por Edmundo Zárate

PhD en economía

De las pocas luces o de las muchas sombras del ministro Alberto Carrasquilla habla su interpretación de unas estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

La Ocde informó que el salario mínimo en Colombia es un 85% del salario medio en el país, lo que le sirvió a Carrasquilla para concluir que el mínimo en Colombia es “ridículamente alto”, afirmación hecha por primera vez en el 2015.

A pesar de las explicaciones que se le dieron al personaje, por ejemplo la de Jorge Iván González1, el ministro insistió en su conclusión en la asamblea de Fasecolda, en Cartagena a mediados de septiembre de este año.

Qué dicen los datos

La gráfica 1 muestra el dato de Ocde2. Se observa que la gráfica “El salario mínimo es alto”3, pone a Colombia con el más alto porcentaje, un 85% mientras que el promedio de la Ocde es de un 50% y Estados Unidos (tercero desde la izquierda) es de menos del 40%.

Pero ¿qué significa ese porcentaje? Dado que el salario mínimo en Colombia es 85% del salario medio, en su peculiar lógica Carrasquilla llega a la anotada conclusión. Y en esa lógica habría que concluir que el salario mínimo del gringo es ridículamente bajo.

Sin embargo, lo que dice la estadística mostrada es otra cosa: que el promedio de los salarios del país es tan bajo que es casi igual al salario mínimo. En cambio, en Estados Unidos el salario mínimo es apenas el 40% del promedio de los salarios del país, o que por ejemplo si un trabajador medio se gana 100 dólares, el salario mínimo es de 40 dólares.

Suponga que en un país X hay diez trabajadores y que el salario mínimo es de 800.000 pesos. Suponga además que dos de ellos se ganan dos salarios mínimos y los otros ocho apenas un salario mínimo. El resultado se muestra en la parte izquierda de la tabla 1. Y otro país, W, también con 10 trabajadores, con un salario mínimo igual, o sea 800.000, pero sólo dos trabajadores ganan el mínimo y los otros ocho ganan dos salarios mínimos.

Ahora bien, en el país X dado que el salario medio o promedio es 960.000, quien se gane el mínimo que es 800.000 tendrá un salario del 83,33% respecto al medio. Y en el país W, dado que el salario promedio es 1.440.000, quien se gane el mínimo que es 800.000 tendrá un salario del 55,55% respecto al medio. ¿Quiere eso decir que los del país X tienen un salario mínimo “ridículamente alto”? No, evidentemente. Lo que quiere decir es que casi todos los trabajadores se ganan el ridículo salario mínimo. De igual manera, respecto al país W, no quiere decir que el salario mínimo sea más alto, sino que apenas dos personas se ganan ese salario mientras que 8 ganan el doble.

Si usted cambia el país X por Colombia y el País W por la Ocde y los datos los convierte en barras, tendrá una representación similar a la gráfica 1.

Es fácil encontrar otras referencias para mostrar la verdadera situación de los trabajadores en Colombia. Una tiene que ver con la capacidad adquisitiva de los salarios. The Economist puso de moda usar como referencia la hamburguesa Mc Donald por ser idéntica en todos los países. ¿Cuánto debe trabajar un obrero para comprar una? La tabla 2 da la respuesta para varias ciudades de América Latina. Por su ridículamente bajo salario mínimo el bogotano debe trabajar casi el doble del tiempo comparado con su par santiaguino.

También puede compararse el salario frente al dólar estadounidense, para saber a cuántos dólares corresponde el salario mínimo. De nuevo en la comparación con los latinoamericanos, el colombiano está bien abajo, como se observa en la gráfica 2.

Carrasquilla no solo hace una interpretación acomodada de los datos para hacer anuncios preocupantes contra los trabajadores como el de seguir bajando los ingresos reales de los asalariados (a través de la disminución de los subsidios) o crear salarios diferenciales por regiones (nunca se le ocurrirá proponer salarios acordes con las ganancias de cada sector), sino que además se ocultan otras cifras igualmente alarmantes del mismo informe de Ocde que no se prestan tan fácilmente para ser objeto de interpretaciones acomodaticias.

Algunas causas de por qué los salarios son ridículamente bajos

No es tema de este artículo explicar por qué el salario mínimo históricamente ha sido tan bajo en Colombia y por qué el grueso de los asalariados gana tan bajos salarios. Apenas se hará referencia a unos cuantos datos. Una de las causas de este problema es el autoempleo o la informalidad ante la inexistencia de un sólido aparato productivo que absorba la mano de obra. Los informales padecen todos los males económicos por lo cual el salario que obtienen no alcanza a ser ni siquiera el mínimo.

No está por demás llamar la atención de que, en la misma peculiar lógica de Carrasquilla y sus amigos, toman como causa el efecto y concluyen sin sonrojarse que la causa de la informalidad son los salarios “ridículamente altos”. Si ello fuera así, los países de altos salarios tendrían mayor informalidad. La gráfica 3 muestra la verdad inocultable: Colombia de lejos es el país con mayor informalidad en el grupo de Ocde y Chile (sexto desde la izquierda) cuyo salario mínimo es más alto que el de Colombia –según los dados mostrados atrás– tiene una muy baja informalidad.

Efecto de los bajos salarios en Colombia

Es sabido que casi el 60% de los trabajadores colombianos (el total de asalariados es aproximadamente 22 millones) gana un salario mínimo o menos y el 85% menos de dos salarios mínimos. Si el argumento de Carrasquilla fuera cierto, ese 85% no viviría en el alto grado de pobreza que realmente existe. La gráfica 5 muestra el nivel de pobreza entre niños y adultos (cuyo sustento proviene de los asalariados) para varios países. Nótese que Colombia de nuevo está entre los que exhiben cifras más altas, apenas superado por Panamá, Brasil y Honduras, lejos del promedio de la región (LAC en la gráfica 4).

Como consecuencia de los bajos salarios de ese 85% de la población, la participación de los trabajadores en el total de los ingresos del país es vergonzosamente baja, como se observa en la gráfica 5, inferior aún a la de Brasil, país este que en otros aspectos aparece como el más desigual.

En conclusión, no es que el salario mínimo en Colombia sea “ridículamente alto” sino que el grueso de la población tiene un ingreso tan bajo que el mínimo parece ser alto. Para decirlo de otra manera, en Colombia el mínimo es un techo difícilmente traspasable para el 85% de los trabajadores, en tanto que en casi todo el mundo el salario mínimo es el piso que con facilidad cualquiera está por encima de él.

Notas

1 Jorge Iván González, Medias verdades sobre el salario mínimo, razonpublica.com, 6 de julio de 2015.

2 OECD (2017), OECD Economic Surveys: Colombia 2017, OECD Publishing, Paris, https://doi.org/10.1787/eco_surveys-col-2017-en.

3  En todas las gráficas procedentes del informe de OCDE Colombia se han traducido los títulos originales.

Contenido relacionado